viernes, 31 de octubre de 2014

ESPAGUETIS AL ÚLTIMO MOMENTO





¡¡HOLA DE NUEVO!!


Hoy, tras un largo verano (y un poco más), vuelvo al blog con muchas ideas, muchas ganas y sobre todo con nuevas ilusiones.

Por un periodo medio, de unos 8 meses aproximadamente voy a vivir en Málaga, si, me he ido del norte de España al sur, a la otra punta :), por motivos de estudios y, durante mi estancia en esta hermosa ciudad que, os recomiendo que visitéis porque es preciosa y hay muuuuchas cosas para ver, además de continuar subiendo recetas y/o curiosidades del mundo de la cocina como (aunque algo espaciadamente) he venido haciendo desde que comencé con el blog, he pensado en comenzar con un nuevo tipo de entradas, en las que os voy a ir enseñando todo tipo de bares, restaurantes, etc. a los que yo voy a ir a comer cenar o tomar algo y os voy a contar mi propia experiencia sobre ese establecimiento, en cuanto a calidad, atención, precio, etc. 

La idea de hacer este tipo de entradas me surge por dos motivos: en primer lugar, me gusta mucho salir a tomar algo o comer o cenar por ahí, y me he encontrado con lugares de todo tipo; y, en segundo lugar, he decidido comenzar ahora porque aquí en Málaga hay por costumbre algo que, no ocurre por Aragón, y es que, con cada bebida Te dan una tapa (y grande), si, habéis escuchado bien! (para los que como yo no lo sabían). Por lo tanto, como a mi me gusta ver opiniones de los establecimientos y muchas veces gracias a ellas he terminado en sitios muy buenos, he decidido que, es una buena idea comenzar a realizar pequeñas críticas culinarias de los establecimientos que visito (subiré fotografías de todo lo que tenga la oportunidad de degustar, lo prometo).


La receta que os traigo hoy, es otra de esas recetas que me caracterizan, porque es 100% improvisada, no sabía qué hacerme de comer y miré a ver qué tenía y qué podía hacer que estuviera sabroso, con ingredientes que se tienen en cualquier despensa sin necesidad de bajar a comprar ingredientes que no tenía y, la receta que salió estaba, buena buena buena ;)





INGREDIENTES (para dos personas):


  • 150 gr de espaguetis (depende de lo comedores/as que seáis)
  • 2 salchichas frankfurt (pequeñas)
  • 4 o 5 rodajas de chorizo 
  • Ajo en polvo
  • Pimienta
  • Mezcla de hierbas aromáticas
  • 2 quesitos
  • 1 tomate natural no muy grande
  • 70 gr (aproximadamente) de queso emmental
  • Media cucharada de mantequilla
  • Sal



Lo primero que hice fue poner el agua a hervir, y cuando llegó a ebullición introduje los espaguetis (yo cocino prácticamente sin sal, pero si os gusta poner sal se la añadís al agua cuando pongáis los espaguetis) y los dejáis hervir unos 10 minutos más o menos.


Mientras tanto, en una sartén ponéis las salchichas cortadas en trozos pequeños y las salteáis, después añadís el chorizo a trozos (si es chorizo de freír mejor que mejor) y  removemos un poco a fuego medio para que así suelte un poco de jugo el chorizo y seguidamente añadimos el tomate troceado y salteamos, e incorporamos un poco de ajo en polvo, un poco de pimienta, una pizquita de sal y removemos todo muy bien.

Cuando la pasta esté cocida la escurrimos y lavamos con agua fría para cortar el proceso de cocción y  los ponemos en la sartén con el resto de ingredientes (si es una sartén tipo wok mucho mejor) y media cucharada de mantequilla y removemos bien hasta que esta se deshaga y entonces añadimos los dos quesitos a trozos y removemos otra vez para que estos de derritan un poco y retiramos del fuego. 












Así solo ya se podrían comer, pero yo los pasé a una cazuela apta para el horno y les puse hierbas aromatizadas espolvoreadas por encima y queso emmental, y los gratiné.

Y, el resultado fue el siguiente:






























Espero que os haya gustado  y nos vemos en el siguiente post! 

Un abrazo!





No hay comentarios:

Publicar un comentario